Claves para reconocer comida congelada de calidad

A la hora de comprar comida congelada tenemos que fijarnos en ciertos aspectos para saber que es de buena calidad. Los pescados y mariscos congelados pueden ser de la misma calidad que los frescos, pero hay que saber escogerlos. En este artículo vamos a hablar en lo que tenemos que fijarnos para no equivocarnos.

Consejos para escoger un buen pescado congelado

Los beneficios que el pescado aporta a nuestra alimentación son infinitos, aunque hay muchos mitos acerca del congelado. Lo primero que tenemos que saber es que aunque esté congelado, conserva todos los nutrientes que nos aporta este alimento y que ayudará en nuestra dieta igual que el fresco.

Por supuesto, hay diferentes calidades dentro del congelado, y en ellas, tenemos que fijarnos para comprar el que sea mejor.

Textura: hay que fijarse en la textura que tiene el trozo o incluso la pieza entera que vamos a adquirir. El pescado congelado tiene que estar lo más duro posible. Si no es así, significa que el proceso de congelación no ha sido el adecuado.

Apariencia: el brillo es importante, nos dice que en el momento en el que se congeló el pescado era fresco. Tenemos que fijarnos en esto, ya que si el producto brilla es síntoma de buena calidad.

Manchas: si vemos que el pescado tiene algún tipo de mancha o quemadura del congelador, debemos evitar comprarlo. Esto puede significar muchas cosas, como por ejemplo que se ha congelado más de una vez o que no se ha hecho a la temperatura correcta; es mejor no adquirir el producto en este caso.

Cristales: un producto congelado suele tener cristales de hielo cuando se ha descongelado para volverse a congelar. Si queremos primar la calidad del producto y tener comida sana en nuestra dieta, no tenemos que comprar comida congelada si vemos este aspecto.

La importancia que tiene la calidad del producto

Los mariscos por ejemplo podremos adquirirlos crudos o cocidos. Aquí vamos a hablar de la calidad, porque que estén cocidos no implica que esta vaya a bajar.

Tenemos que pensar en lo que necesitamos; si adquirimos marisco cocido puede ser por falta de tiempo o incluso por comodidad a la hora del cocinado. Es importante que los compremos en un sitio que sepamos que prima la calidad y que no nos van a engañar con marisco de mala calidad.

Los cefalópodos son un producto que a priori puede parecer que comprarlo congelado es comprar menos calidad, pero esto no es así. La calidad de un calamar o un chipirón no tiene nada que ver con si es fresco o congelado, solo es importante que tengamos claro que estamos comprando en una tienda de congelados que respeta el proceso de congelación y que, sobre todo, compra productos de calidad en el origen.

Los ahumados como el salmón son alimentos que compensa tener congelados. Tenemos que pensar que si tenemos una reunión en casa improvisada y necesitamos algo que ponerle a nuestros comensales, este tipo de producto siempre triunfa. Quedaremos bien con nuestros invitados y a su vez les estaremos ofreciendo productos de calidad.

Como podemos ver, hay muchas opciones si buscamos lo mejor, no hay que prescindir de ella al comprar pescados y mariscos congelados y esto es algo que tenemos que tener muy en cuenta.

Una tienda de congelados de calidad

Ya hemos hablado de lo importante que es la calidad, la comida congelada tiene que estar bien tratada y, sobre todo, tiene que seguir un proceso muy concreto para que no se estropee. Cuando compramos pescados o mariscos congelados tenemos que buscar una tienda con experiencia.