¿Puede mi bebé consumir alimentos congelados?

Existen muchas dudas y mitos sobre si los alimentos congelados son aptos para bebés, y lo cierto es que no solo pueden consumirlos sino que,también son muy beneficiosos y nutritivos si se siguen ciertas pautas sencillasde seguridad alimentaria.

Es necesario resaltar la conveniencia de estos alimentos ya que al tenerlos en el congelador nos permiten controlar el consumo sin tener que preocuparnos por la oxidación o el crecimiento de bacterias. También se debe señalar que el tiempo transcurrido desde su colecta hasta su congelación es en la mayoría de los casos muy breve, lo que hace que mantengan sus propiedades intactas.  Un buen ejemplo de esto, son las verduras, que se ultracongelan cuando están maduras, una vez recolectadas son escaldadas (para eliminar cualquier bacteria que puedan contener) y congeladas acto seguido, lo que hace que sus propiedades queden intactas frente a las verduras frescas que pueden llegar a perder hasta un 15% de su vitamina C, tan solo 24 horas después de su recolección.

Los pescados, se ultracongelan en el mismo momento de su pesca, tras su limpieza y evisceración, lo que hace que conserven su frescura hasta el momento de su consumo. Algo similar ocurre con la carne, que tras ser preparada, la congelación evita que se generen bacterias.

Por lo tanto, la utilización de productos congelados en las papillas o menús de tu bebé no solo es seguro, sino también mucho más saludable.

¿Qué precauciones debo tener con los productos congelados?

Comprar producto fresco y congelarlo en casa, puede parecer una buena idea pero en realidad conlleva muchos más riesgos que comprar el producto ultracongelado, ya que el proceso de congelación es mucho más breve debido a que el alimento se somete a muy bajas temperaturas en el momento óptimo para su conservación.

A la hora de comprar productos congelados es importante no adquirir ningún envase roto, magullado o con signos de haber sido mojado ya quetodos estos son signos de una incorrecta manipulación.

Si nuestro alimento está cubierto de escarcha, recomendamostirarlo ya que suele ser un indicador de que se ha roto la cadena de frío. Ydel mismo modo, jamás se debe volver a congelar un producto que haya sidodescongelado.