Importancia del origen del pescado

El cuidado de la alimentación es, sin duda, una de las actitudes más importantes que puede tomar una persona para su vida. Lo que comemos termina definiendo nuestra calidad de vida, una dieta equilibrada es la primera actitud para una vida saludable, pero también para la prevención de muchas enfermedades.

No solo el tipo de alimento es importante de ver para nuestra salud, sino también la calidad de los alimentos que ingerimos es determinante para no enfermar. No basta con una dieta equilibrada y nutritiva, sino también con prestar atención a la calidad de alimentos que ingerimos y el origen de los mismos.

Muchas veces, las personas por comodidad ingerimos todo tipo de alimentos infectados que llegan a nosotros a través de las principales tiendas y comercios de mercadería. El origen de los alimentos es un factor clave y determinante en nuestra salud, es muy importante siempre saber de dónde sale lo que comemos y que procesos de producción han sufrido.

El origen del pescado

El caso del pescado es uno de los más determinantes para apreciar la importancia que tienen el origen de los alimentos y su impacto en la salud. Las personas solemos pensar que el pescado natural y orgánico es la mejor opción como en otros alimentos, pero esto en la mayoría de los casos no es cierto.

El pescado al natural no pasa por los procesos de limpieza que sí ocurre en el pescado congelado. Además, las bajas temperaturas de enfriamiento y conservación aniquilan todo tipo de bacterias, además de dar un aporte de maceración al pescado, lo cual significa un proceso más de salubridad.

El pescado de dudoso origen al natural puede ser uno de los alimentos que mayores enfermedades desarrolle, ya que el pescado en sí mismo es una alimento muy cargado de propiedades, que en caso de mal estado se convierten en una fuerza en contra.

¿Cómo reconocer buena calidad en el pescado?

En el caso del pescado es mucho mejor comprar piezas congeladas y de una marca conocida que haya recibido los controles de calidad homologadas, que comprar en el mercado orgánico o artesanal. El pescado al natural puede ser un foco de enfermedad, cuyo origen es imposible de comprobar, y que en virtud de comerciar llegue a nuestras manos.

La calidad está certificada en el caso de los productos congelados, en este tipo de alimentos es mucho más recomendado. Y más cuando se trate de alimentación de niños o de personas con problemas de salud y en recuperación.