Salmón, beneficios para tu salud

El salmón es uno de los alimentos más beneficiosos para la salud. Aunque parte de la vida de este increíble pez transcurre en el río, se considera un pescado azul y, por tanto, comparte las propiedades benéficas de este tipo de pescado.

Este alimento se puede encontrar en tres formatos fundamentales: fresco, ahumado y congelado. En cualquiera de las tres presentaciones, estaremos ante un producto muy interesante por sus cualidades organolépticas: es sabroso, jugoso y muy fácil de preparar. Pero, sobre todo, destaca por sus muchas propiedades alimenticias y por la gran cantidad de beneficios que aporta.

De hecho, se le considera como uno de los peces que más aportes nutritivos brinda al ser humano. Y todas estas propiedades se encuentran en todas las variantes, incluido en el salmón congelado, que guarda perfectamente todo el potencial de este pescado.

Cualidades nutricionales del salmón

La principal característica de esta suave y rosada carne es su alto contenido en grasa. Este pescado, incluso cuando está congelado, es extremadamente rico en grasas saludables, ricas en Omega-3, llegando a tener hasta 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne. Un volumen que solo hallamos en pescados azules como el atún o las sardinas. De estas grasas, cerca de dos gramos son de Omega-3.

Sin embargo, no solo es abundante en ácidos grasos. También es una generosa fuente de proteínas de alto valor. Tanto es así, que 100 gramos de salmón llegan a contener incluso 25 gramos de proteína.

Además, ofrece gran cantidad de vitaminas: A, D (es la mayor fuente de esta vitamina), E y las B1, B2, B3, B6, B12 y, sobre todo, B9, el valioso ácido fólico. A estas vitaminas hay que sumar también un amplio contenido en minerales: potasio -mineral básico para el organismo-, hierro, magnesio, fósforo, sodio, yodo y selenio.

Todo un arsenal de nutrientes que, ya sea ahumado, fresco o congelado, lo convierten en un alimento esencial en una alimentación equilibrada.

Beneficios para la salud

Con tantos elementos sanos y saludables en su composición, este pescado reporta importantes beneficios para la salud. Y lo interesante es que estos beneficios no se pierden porque esté congelado. Al contrario, las empresas serias dominan las técnicas de manejo y congelación que contribuyen a preservar todas sus características como si el pescado estuviera fresco.

Por eso, en cualquier formato, destaca la gran cantidad de ácido Omega-3. Muy presente en la grasa, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. También mejora la circulación y tiene efectos positivos sobre la salud cardiovascular, con especial incidencia en la protección ante infartos. Además, estos compuestos contribuyen a reducir cualquier inflamación que sufra el organismo, especialmente en las articulaciones.

La riqueza en Omega-3 se relaciona con una menor incidencia del cáncer de próstata, mama o colorrectal. También se aprecian disminuciones en el riesgo de sufrir leucemia o linfoma.

Lo mismo se puede decir de las vitaminas, que se conservan perfectamente en el congelado y hacen de este alimento una opción muy atractiva. Destacan la B6, que mejora el estado de los enfermos de diabetes y asma, y se sabe que es positiva para los pacientes de depresión, puesto que estimula el estado de ánimo.

Así mismo, la gran presencia de vitamina D contribuye a reforzar el crecimiento de los huesos, siendo muy aconsejable para niños y personas con problemas de osteoporosis.

Finalmente, el magnesio que atesora ayuda a un adecuado funcionamiento de los intestinos, nervios y músculos, mientras que el ácido fólico resulta decisivo para la correcta formación de los fetos.

Como comprobamos, el salmón, sea fresco, ahumado o congelado, es uno de los pescados más beneficiosos para la salud. Además de constituir un plato exquisito en cualquier preparación, coadyuva a gozar de un mejor estado general.