Tipos de pescado y vinos con los que maridan

Los alimentos, más allá de ser nuestra base de energía diaria y el apoyo de nuestra salud en nutrientes y proteínas, son también un placer en nuestra vida. Cocinamos y procesamos los alimentos para hacer de ellos un plato más rico, y en muchas ocasiones disfrutamos de hacer un festín, y de organizar la comida y el resto de los platos para hacer un verdadero agasajo.

El conocimiento que engloba las técnicas para tratar a los alimentos en favor de la salud, pero también del placer, es la gastronomía. La gastronomía da cuenta de cientos de técnicas, muchas de ellas históricas, que sirven para realizar platos maravillosos, sean carnes, ensaladas, dulces, y otros alimentos.

La gastronomía da cuenta de la posibilidad de desarrollar sabores siempre más complejos y placenteros. Existen combinaciones que se vuelven tradicionales y son los placeres cuando vamos a un restaurante a cenar.  Sobre gustos no hay nada escrito, pero sobre buen gusto sí, y existen platos que son placeres en todas partes del mundo. Nadie se quiere perder un plato exquisito.

Pescados y vinos

Los frutos de las aguas, del río y del mar, entran en la categoría de los alimentos más sanos y ricos del mundo. Para preparar platos con pescados siempre hay lugar para la innovación creativa. No cabe duda de que existen grandes recetas para preparar platos con pescados, desde las tradicionales hasta las más modernas.

Existe como cierto consenso para pensar los platos con pescado combinados con vinos blancos. Se trata de una de las combinaciones de sabor destacadas y que incluso se promocionan en las grandes casas y los principales restaurantes.

La merluza, el bacalao, lubina, lenguado y otros pescados son bien combinados con un vino Torronte, o con un vino Chardonnay. Estos, sin duda, son maridajes muy efectivos. Pero, por ejemplo, el salmón se suele tomar con vino tinto de uva Cabernet, las sardinas y otros pescados grasos también se combinan con un vino tinto pesado de barrica.

Alternativas pescados y vinos

Para comer pescado de carne blanca y menos grasos, la alternativa de un vino tinto Malbec de frutos rojos, mucho más liviano y con menos cuerpo. Es muy atractiva.

Las alternativas pueden ser de todos los gustos. Probar también un vino rojo o un vino espumante puede ser algo muy atractivo y placentero, eso queda en cada uno.  Sin duda, existen muchas buenas ideas y formas de seguir probando combinaciones de platos y de bebidas.